Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Política y paz

 PÁGINAS:  1 | 2 

Carta fraterna a un sacerdote combativo

12 de Marzo de 2017
Querido amigo: intentamos en vano muchas veces. Quisimos afiliar a Jesús a una causa celota de la que siempre se mantuvo distante. Quisimos extraer hierro de un evangelio que no lo contenía. Pudimos abrazar una Teología de Liberación cuando no vimos otra salida, pudimos levantar el puño cuando aún no habíamos logrado aparcar la rabia. Pudimos equivocadamente clamar a favor del grupo violento de turno cuando nos cerraron tantas avenidas…, pero ya no es ese tiempo. Esa hora dura felizmente ya pasó. Ahora somos llamados a un ulterior paso. Se abren nuevos y luminosos cauces para acercar el mañana.

Por una democracia verdadera

6 de Febrero de 2017
Un político auténticamente demócrata, con el que, dicho sea de paso, no comparto sus aspiraciones independentistas, va a ser juzgado hoy en Barcelona. Su “delito”: consultar a la ciudadanía, sacar las urnas a la calle. Para muchos poderes fácticos no es suficiente el mayúsculo atropello de sentar a Artur Mas en el banquillo. El segundo periódico de el país, “El Mundo”, demanda hoy lunes en su lamentable editorial medidas más drásticas. Es difícil a estas alturas entender tanta nostalgia de la Brunete y sus tristes tanques…

Estamos por supuesto por la unión humana fraterna y al mismo tiempo libre, no por la retención forzada. La fábrica centralista de independentistas no para de auspiciar separación con su actitud represiva. Siempre, siempre el diálogo, jamás la imposición es el camino. Sólo un Estado con serias deficiencias democráticas juzga a todo un presidente democráticamente elegido de una Comunidad por haber consultado a la ciudadanía.

Socialismo sin “ricino”

8 de Diciembre de 2016
Caducaron sus revoluciones como caducan los vinos que no se mantienen frescos, como se enmohecen las casas que no se airean, como se agrieta la tierra que no se remueve… Nada nos dicen los líderes que hablaron en la Plaza de la Revolución en la despedida de Fidel Castro. Sus palabras no nos dan alas, sólo son lastre de munición para el soldado que ya se jubiló, que ya no somos, ni deseamos ya más ser… Nada nos dice esa perpetua llamada a la trinchera. Ante la multitud congregada, sólo hombres mentando enemigos que no ceden, glosando guerras que nunca se acaban…; sin embargo aquí, a este lado del mar inmenso, nuestras mujeres ya nos escondieron las armas donde jamás las encontraremos. Hace ya muchas lunas que nos susurraron dormidos que la batalla si no es florida, sin violencia está para siempre perdida.

¿Cuándo nos llamarán para construir en libertad? No nos ilusiona el bloque bolivariano. Se pudieron levantar contra el oprobio, contra el abuso y la explotación en su día, pero han instalado nuevos dominios. Sólo cambiaron el color de las paredes y fachadas. Aún no ha amanecido, por lo menos no vemos su radiante sol iluminando para todos.

Él también descanse en paz

27 de Noviembre de 2016
Nosotros no podemos decir "hasta siempre comandante", porque siempre es un horizonte de libertad, no sólo de justicia; un mañana en el que entraremos y saldremos de las islas a voluntad; en el que nadie nos retendrá en el trópico, en el que nadie nos perseguirá por las ideas que broten de nuestros adentros.

No podemos decir "hasta siempre comandante" por más que no se nos haya enfriado la sangre revolucionaria, por más que el atropello y la injusticia nos sigan sublevando, por más que sigamos caminando por nuestras particulares y Maestras Sierras, alertas siempre en nuestras atalayas, en nuestras salvajes y amenazadas Bahías de Cochinos...

Descanse en paz

25 de Noviembre de 2016
El mero cambio de dimensión de por sí a nadie ennoblece. Dice la sabiduría sin tiempo que si emprendemos un largo viaje, ya en destino no seremos ni mejores, ni peores personas que cuando lo iniciamos. Igualmente si dejamos el cuerpo y nuestro alma remonta vuelo hacia las moradas espirituales, ya en destino no seremos tampoco personas diferentes, seremos el mismo ser, con nuestras mismas virtudes y defectos. A uno y otro lado del velo gozaremos del mismo nivel evolutivo.

El corazón que se detiene no cambia de repente a su dueño, él es el mismo que cuando el vital músculo latía. No deberemos por lo tanto endiosar a quien abandona vestidura de carne. Sin embargo algo muy diferente es procurar siempre el acercamiento humano.

Remendar sociedad

25 de Noviembre de 2016
Al otro lado de nuestra querida Urbasa, del inmenso hayedo ya casi desnudo que se empiezan a cargar de nieve, se encuentra Alsasua. La “capital” de la Sakana está en todos los medios de comunicación. Hablan éstos, sobre todo los que desconocen la cotidianidad y gustan de funcionar a base de barato titular, de una convivencia rota. Yo no lo creo, por más que sí que haya necesidad de algún remiendo. Tienen mucha responsabilidad esos medios en sobredimensionar un acto absolutamente deplorable, pero que representa más el estertor de un pasado convulso, que el exponente de una brecha insalvable.

En realidad por todas partes estamos cosiendo las relaciones, por todas partes estamos pidiendo hilo para sanar las heridas que dejan las confrontaciones sociales de todo tipo. En EEUU los grandes colosos de la informática son seguramente los que más original y acertadamente han tirado estos días de ese hilo restaurador de la convivencia. En eso se acercó la Navidad y ante el inmenso abeto, ante ese urgido y luminoso “totem” de la esperanza, se esfuerzan en amalgamar una sociedad que ha quedado fragmentada tras tan dura carrera electoral (anuncio de Apple).

Obama

12 de Noviembre de 2016
Cuando se levanten muros en mitad del desierto y la nada, cuando a las puertas del médico pregunten por la cuenta corriente, cuando los costosos acuerdos contra el cambio climático de París sean papel mojado, cuando la Tierra nuestra Madre vuelva a estornudar, cuando los hermanos sudamericanos, musulmanes... deban de ir en masa a los grandes almacenes a comprar maletas, cuando el improperio sustituya a la mesura, el ataque a la voluntad integradora, la amenaza a la diplomacia, cuando Cuba, Irán... vuelvan a ser antojadizos enemigos y se engrasen las lanzaderas…, entonces nos acordaremos de ese presidente de color al que tan poco apoyamos, al que llegamos a vilipendiar, al que negamos el merecido honor de Nobel de la Paz. A menudo sólo la sonada ausencia es capaz de delatar el error antiguo.

No todo estaba perdido…

9 de Noviembre de 2016
¿Quién dijo que todo estaba perdido...? En las horas más difíciles venimos a ofrecer nuestro corazón, nuestras manos, nuestra fe, nuestra esperanza... Nunca pensamos que el luctuoso titular de "Trump presidente" osaría ocupar una tormentosa mañana nuestra pantalla.

Pienso en los contextos de crisis y conflictos donde la diplomacia sostiene delicados acuerdos como en Irán. Pienso en ese pretendido e ignominioso muro del Sur donde la nada arenosa, la valiente osadía y la alambrada. Pienso en las minorías, en los hermanos musulmanes, homosexuales, “ilegales”…, pienso en quienes en medio del apuro echarán mano al bolsillo y se encontrarán sin seguro médico…; pienso sobre todo en la Tierra nuestra Madre que no tiene boca, ni voto, ni manos para llevar pancarta, ni piernas para patear, ni estómago para dejar de comer en señal de desacuerdo. Pienso en Quien nos nutre y nos sostiene de nuevo devuelta a la condición de simple objeto de explotación y depósito de contaminación y basuras. Los acuerdos de París contra el cambio climático ya son cuestionados desde las filas del magnate. Hay quienes a duras penas aún pueden esperar, pero la Tierra era precisamente la que necesitaba más apremiado tratamiento.

Cal muerta

26 de Octubre de 2016
Cada tramo próspero, feliz de la historia se sustenta sobre una base de sana convivencia y mutuo perdón. No es posible edificar un mañana grande sin sólido cimiento de reconciliación. De eso sabemos algo las dos España que convenimos en el difícil, exigente, pero siempre necesario abrazo. El abrazo de los setenta debiera perpetuarse. No es nostalgia del “espíritu de la transición”, es convencimiento de que la cultura del acuerdo ha de extenderse y renovarse cada día. No es que la transición fuera modélica, es como mejor lo supimos hacer. No debiéramos perder memoria de los abrazos. Tendremos que renovarlos, mientras que la convivencia no se termine de armonizar.

Con Felipe González la España moderna dio todo lo que daba de sí entonces. Mucho debemos a aquel tiempo y a la gran mayoría de sus protagonistas políticos. Nos acompañaron de la larga noche al alba, nos sacaron de la dictadura y nos metieron en la Europa democrática y unida. No murieron de éxito, los nuevos gobernantes también erraron. Tanto plomo despertó al “Estado gangster”. Atravesaron con nocturnidad y alevosía la frontera con Francia, también los límites de la ley. La venganza se hizo carne de gobierno y habitó entre nosotros. Una guerra sucia se sumó a otra que ya lo era. No sólo los del puño y la rosa, otros tantos nos mancharíamos, o cuanto menos salpicaríamos, en ese tiempo turbulento.

Orden evolucionante, no cristalizado

26 de Octubre de 2016
Sí, necesitamos un orden. No lo sabíamos antes, cuando todo nuestro interés estaba en tumbarlo, cuando salíamos a las calles para echarlo cuanto antes abajo, cuando reuníamos toda nuestra ira para golpearlo. ¡Cuán equivocados estábamos…! Han pasado los años y ya nos hemos puesto el debido casco de bomberos, ya no somos incendiarios. Reparamos por fin en que el orden es un valor superior, imprescindible para la perpetuación de la vida y su armonía. El orden está a la altura de otros valores que llenan nuestra boca con más facilidad como libertad, justicia y hermandad. Si no hay orden, no quedará ni rastro de los otros valores superiores.

Monstruos

11 de Octubre de 2016
No dormiremos tranquilos la noche del cinco de noviembre. No podemos. Hay un monstruo a las puertas de la Casa Blanca. No sabemos cómo ha saltado todos los obstáculos, cómo ha podido llegar hasta ahí, pero el caso es que está a su vera, aguardando el asalto final. Puede ser el siguiente presidente de los EEUU. Ya hay otros monstruos a la cabeza de las más poderosas naciones. Al frente del Kremlin hay otro monstruo que ni le tiembla la mano al ordenar día a tras día el bombardeo de las mujeres, lo niños y ancianos de Alepo…

La paz vendrá

3 de Octubre de 2016
La mano agarrotada de la mitad de Colombia, cautiva de pasados tiranos, la mano de más de seis millones de súbditos presos de volcanes sin cicatrizar, se resiste a sellar la paz, a ratificar los acuerdos con la guerrilla. La otra mitad de Colombia llora; lloran sus jóvenes de mochila y esperanza al hombro, lloran para sus adentros los incansables negociadores de la paz, llora el presidente más valiente que tuvo el país, lloran los hacedores de futuros por hoy imposibles... Nosotros lloramos con ellos.

El sol radiante, generoso se detuvo al punto de despuntar. Nos vuelve a burlar la historia, la aparentemente injusta, traicionera. Bien sabe la muy astuta que un día la paz, ¿pero cuándo la paz? ¿cuántas generaciones de jóvenes tienen que regar con sus lágrimas de frustración e impotencia las plazas de Bogotá para que un día quiera ella definitivamente amanecer?

Alepo olvidada

2 de Octubre de 2016

Siempre hay que temer de los mandatarios que quieren hacer "grandes" a sus naciones. Trump así lo quiere, Putin ya lo está haciendo… “Make great America again” es su lema fundamental de campaña. Con él desea encandilar a los americanos que aún no han digerido Vietnam y que desean sumar nuevas “victorias” imperiales. El problema de los populismos nacionalistas, hoy lamentablemente tan en alza a uno y otro lado del Atlántico, es que quieren hacer "grandes" a sus naciones a toda costa, aún a costa de un terrible sufrimiento ajeno, aún a costa de ciudades destrozadas y población civil masacrada… Esa es la “grandeza” de Putin. Hay un pueblo mayoritario que gusta de esa exhibición de músculo belicista, no importa a quién aplaste la maquinaria, no importa para qué se utilice el poderío. Rusia no se entera o ha perdido el alma. Rusia ha perdido la memoria o ha perdido la dignidad, la memoria de cuando eran ellos los que estaban bajo las bombas, de cuando eran sus madres las que sollozaban...

Paz para Siria

29 de Septiembre de 2016
¿Qué haremos con tantas ruinas bajo los drones? ¿Cómo evitar mañana tanta destrucción sobre la tierra? ¿Cómo tornar ese panorama desolado para siempre historia? ¿Cómo legar una Tierra entera en paz a las nuevas generaciones?
Pudor de jugar con las olas, de tirarme en la arena aún templada, de correr feliz por la orilla, pudor de no poder detener tanto odio; pudor de maravilloso día de tardía playa cuando la guerra... Los dictadores son fruto de nuestra inconsciencia, los Al Asad son consecuencia de nuestra conciencia no madurada. ¿Cómo impedir que nuevos criminales lleguen a la jefatura de las naciones del futuro? ¿Qué podemos hacer por la paz a la vera de estas rabiosas mareas de Septiembre? Pregunto a la ola fresca, poderosa, a la mar brava…

Mirada en lo Alto, afán en la Tierra

21 de Julio de 2016
No falta en nuestros azarosos días quien nos sugiera cerrar los periódicos, ausentarnos de la dura actualidad, alejarnos de los vientos heladores que aún azotan a la humanidad. Puede tentar la propuesta de la distancia circunstancial, mas no del retiro total. Elegimos encarnar aquí y ahora, al tiempo que comienza a ceder una historia de odio y confrontación y por ende de sufrimiento e infelicidad, y se anuncia la nueva era de paz y por lo tanto de creciente bienestar y felicidad. Podemos tomarnos nuestras licencias, nuestro merecido agosto, nuestras ansiadas vacaciones para cargarnos de luz, fuerza y vida imprescindibles, pero aquí y ahora no podemos evadirnos de nuestro compromiso humano.

Estamos en el ayer y en el mañana, en la noche y en el alba, sobre todo estamos en el clarear de lo que ha de ser. Estamos con quienes padecen los azotes de lo que se desploma, estamos con quienes inauguran entre sentidos cantos y sonrisas verdaderas el nuevo escenario liberado y emancipado. Procuraremos el equilibrio para no polarizarnos, ni en la exclusiva aspiración hacia lo Alto con el consiguiente olvido de la suerte de nuestros hermanos, ni en la inmersión total en el barro, de forma que éste nos impida agitar las imprescindibles alas del espíritu.

La pelea agotada de Otegi

18 de Marzo de 2016
Hemos escrito muchas letras pidiendo la libertad de Arnaldo Otegi, encerrado durante seis años y medio por el "delito" de su importante contribución a la paz en el País Vasco. Nos alegramos de que el líder independentista esté con los suyos, fuera de una prisión en la que nunca debió haber entrado. Sonreímos con él, sonreímos porque la sonrisa es la mejor respuesta a la contrariedad, a la dificultad. Sonreímos pero no vamos a pelear, como él también nos recomienda, no vamos a ganar por lo menos sobre nadie, si es caso sobre nosotros mismos.

La prisión no ha agotado en el incombustible líder abertzale las ganas de pelear. Desde las puertas de la prisión llama a seguir la batalla, como si la sombra hubiera sido en balde, como si sólo hubiera sido un paréntesis. Dejando a un lado el hierro y el plomo, insisten que hay que seguir batallando. La salida de Otegi tiene ese sabor contradictorio. Nos alegramos de que uno de los últimos presos de conciencia salga en libertad, pero echamos en falta una autocrítica que llegue hasta el final, por supuesto que vaya acompañada de una exigencia de disolución de la organización violenta. Dada su autoridad moral en el entorno radical abertzale, esa exigencia no caería en saco roto.

"Podemos", Lula y otras rosas mojadas

18 de Marzo de 2016
Demasiadas veces hemos soñado que la hora era llegada y sin embargo nunca terminaba de amanecer. Ahora sabemos que la hora tardará en llegar fuera. Alborea sólo cuando maduran y adquieren conciencia todos los adentros.
"Podemos" se desangra y Lula da Silva es acusado de corrupción. Todavía me acuerdo de la alegría de cuando aquel tornero se hizo presidente de un Brasil poderoso y emprendió su cruzada contra el hambre... Temprano se arrugaron las rosas y sus revoluciones. Pareciera que los iconos se hubieran puesto de acuerdo para declinar. Quizás esa caída era necesaria para terminar de enterrar la ideología y rescatar al humano y los valores de pureza y entrega. La culpa es nuestra y de cuando empezamos a correr detrás de las banderas rojas y moradas. La culpa es nuestra y de la sobrecarga de esperanza que depositamos en quienes revolucionan fuera, pero no se deciden a hacerlo por dentro.

“Sonreíd que vamos a vencer”

27 de Febrero de 2016
La sentencia esperanzada siempre nos devolvía a una segunda juventud. Cada vez que leía la frase algo en mi interior se despertaba. Bien es verdad que la, tan recurrida como desfasada batalla, ahora se reciclaba. La figura del enemigo comenzaba felizmente a desdibujarse y la mira artillera a tornarse más y más hacia uno mismo. Necesitamos victorias amables, sin restos de plomo. Despierte la sonrisa con otra suerte de victoria más permanente. Vamos creciendo y la auténtica batalla se va convirtiendo en más íntima. La verdadera batalla toma su centro, el verdadero desafío de hacer aflorar en nuestro interior más compasión y comprensión, hasta que llegue el momento de que no quede ya ningún enemigo fuera. Ya no vencemos sobre nadie, cada vez más la victoria es un retirar adversarios de nuestro campo de batalla, en todos los órdenes, en todos los ámbitos. ¿Y si la victoria en realidad fuera un expirar de la ira, un agotamiento del rencor, una la desaparición de todo contrincante? ¿Y si el vencer fuera sobre nosotros mismos y nuestra dificultad de abrazar al otro que nos ha herido, que nos agredido? Siempre he pensado que ésa es la victoria más difícil, por ello me consta que es la verdadera. Ahítos de la batalla ahí fuera, comenzamos a comprender que la verdadera batalla era la de intentar amar cada vez más impersonal, más universalmente. Aspiramos por lo tanto a no ser beligerantes contra nadie. Esa creciente merma de adversarios no implica sin embargo merma en la firmeza en la defensa de principios y valores.

Por una cultura del acuerdo

27 de Febrero de 2016
Como es arriba es abajo. La ciudadanía tenemos la clase política que nos merecemos. El espíritu del individualismo y el partidismo sigue aún ganando la partida al espíritu del compartir y de la cooperación. El pasado no acaba de ceder y el futuro aún no termina de nacer. Deseamos sepultar el bipartidismo, pero nos falta aún tradición de pacto. Adolecemos de cultura de diálogo y encuentro, por eso tenemos aún, a estas alturas, un gobierno en funciones. Nadie se quiere entender con nadie, nadie quiere ceder. Nuestro ahora de ingobernabilidad es el reflejo de nuestra dificultad de acordar. La historia nos empuja hasta este aparente callejón sin salida, hasta este panorama de falta de flexibilidad y generosidad. La historia nos lleva hasta este presente en el que, no sólo las dos, sino todas las Españas están obligadas a entenderse.

Carta abierta al señor José Luis Barbería, periodista de "El País".

14 de Febrero de 2016
Estimado Sr. Barbería: No podemos modelar el mundo a nuestro interés. Un buen profesional nunca debería dibujar la realidad a su antojo. Un periodista exigente se debe a la verdad en toda su extensión, no sólo a la que le conviene. La diferencia está una vez más en el foco. Vd. sabe bien de lo que está emergiendo en el País Vasco, sin embargo escribe de lo que está cediendo. Sus artículos y reportajes hurgan la herida que está ya cicatrizando. Pretenden prolongar el ayer. Sirven a ese trozo de humanidad que quiere permanecer rota, no a la que se está componiendo y armonizando.