Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Espiritualidad

 PÁGINAS:  1 | 2 

Desapegos (II)

9 de Febrero de 2018
“Te doy las gracias por todo lo que me das y por todo lo que me quitas. Tan sólo tú, mi Dios sabes lo que es lo mejor para mí y tu gloria! Te amo, Dios mío! Amén.” Jacob. La pena no alcance la punta de los dedos que teclean. Escribir para liberar otras angustias, no el nudo propio. Escribir para servir, jamás para lamentar. Aceptación es conciencia de que la Suprema Inteligencia que rige las vastas galaxias, los infinitos universos, sabe también lo que más le conviene a tu minúscula galaxia y universo. Busca el alivio del otro, nunca el propio, por más que de paso lo encuentres. Reste el recuerdo que vivifica, no la nostalgia que ahoga. Nada se pierde y menos aún si la donación fue verdadera. Regala, renuncia, olvida, sacrifica. Atrévete a explorar más allá de lo que conociste por amor, quizás un amor que no abraza cuerpo, que no busca lecho, que esconde las anotaciones de los débitos.

Te doy mi aliento

9 de Febrero de 2018

Sobre el tema de las condolencias a la muerte de un ser querido

Son diferentes los hábitos que en el futuro, y conforme se acelere nuestro desarrollo evolutivo, iremos transformando. A lo largo de la historia, la mal llamada muerte ha venido habitualmente asociada a la pena, cuando no al luto desgarrador. Tememos lo que desconocemos y es así como llegamos a negar la aurora que representa comenzar a vivir en otras dimensiones de más luz y gloria, sin el peso del lastrante, y a menudo enfermizo y dolorido cuerpo físico. Un nuevo y liberador entendimiento de la llamada muerte traerá consigo toda una transformación en la cultura a ella asociada. Las condolencias expresadas a otra persona con motivo de la muerte de un ser querido es una costumbre que en el futuro irá también cediendo.

Desapegos

29 de Enero de 2018
Nuestra vida no pende de un hilo de telefónico, ni de un verde en el washap, ni de que un nombre se ilumine en la pantalla del móvil. Nuestra vida está llamada a establecer conexiones más interiores. Nuestra vida no la puede secuestrar el recuerdo. No puede ser cautiva de la memoria de ninguna caricia, de ningún susurro, ni del instante en que soplaron al oído tu nombre... A veces nosotros mismos nos construimos las tiranías más severas, apretamos el más duro yugo sobre nuestro propio cuello. No somos hojas de otoño al albur de los vientos antojadizos de las emociones. Somos Hijos de Dios en pos de todo su poder, de toda su fuerza latentes en el alma. No somos las hojas mareadas por los deseos, somos el Viento enseñoreado que los gobierna.

Fuego de hogar

18 de Diciembre de 2017
Las mayores revoluciones comienzan con los gestos, con los detalles aparentemente más nimios. Calentar la casa, cocinar con fuego de leña puede ser un gesto revolucionario, revolución amable de los aspectos sencillos, pero cargados de significados. Por más frío que haga en nuestros Petrogrados de adentro, ya desistimos de asaltar Palacios de Invierno. Ya no iremos más allá de la revolución ghandiana, revolución sobre todo del perímetro cercano, revolución de las pequeñas, pero hermosas cosas cotidianas, de nuestras costumbres más arraigadas.

¿Asignatura de religión?

13 de Diciembre de 2017
La educación pública en Argentina deberá ser laica. La decisión se remonta a 1884, pero acaba de ser ratificada por la Corte Suprema de Justicia. A lo largo y ancho de la geografía del país hermano, pero sobre todo en su provincia de Salta se suceden movilizaciones ante la pretensión de la justicia de la nación de prohibir enseñar religión en la escuelas nacionales. El mismo debate público con intermitencias permanece vivo también en España. El aula nunca debiera ser el escenario convulso en el que disputan las ideologías. El problema quizás fue pensar que Dios sólo entraba en las escuelas por la angosta y a veces tediosa puerta de la religión y no por la ancha y deslumbrante de las ciencias naturales, de la botánica, de la zoología. El problema es que no alcanzamos a ver a Dios tras la matemática que nos rendía, al final de la física inescrutable. No terminamos de observarLo agazapado tras una historia que, no sin cuota de dolor, siempre hacia adelante se movía. Igual Dios era la inmensa y fascinante geografía.

VOLVEMOS UNA Y OTRA VEZ

13 de Octubre de 2017
Ocho horas al solitario volante dan mucho de sí. La cercanía ya de los sesenta invita a un ejercicio cada vez más serio y profundo de recapitulación. En el largo recorrido entre Galicia y Navarra cabe, sin necesidad de calzador, una vida entera.
Ojos al frente y su tranquilo asfalto, pero mirada hacia el pasado, he ido listando todas las personas a las que a lo largo de la vida, he causado algún daño con palabra, obra u omisión, sobre todo con verbo alocado e incontenido.

He recordado las veces que fui dolor y no alivio, dardo y no gasa. Los kilómetros se sucedían y no paraban de aparecer rostros. En Burgos aún afloraba el sonrojo. La lista era muy larga, excesivamente larga. Al verla completada me ha asaltado cierta pesadumbre. No sé cómo, pero en los años que restan en esta carne, habrá que intentar hacer algún acopio de santidad.

"El cultivo del amor incondicional" de Bhante Henepola Gunaratana

10 de Octubre de 2017

Comentario de libro

No es sólo la palabra colmada de bondad que trasmite, es el convencimiento de que detrás hay una persona que vive, camina y se guía en el mundo con ese valor supremo de amor universal. "El cultivo del amor incondicional" del Maestro Bhante Henepola Gunaratana es uno de esos testimonios que merece la pena leer, que nos devuelve la fe en el humano.

No es sólo la palabra escrita, sino el testimonio que la sostiene con fuerza. No es sólo el sencillo enunciado de eternas verdades, sino la vida construida en base a esas máximas, la que nos cautiva. El Maestro budista afincado en los EEUU desde hace décadas, nos ofrece múltiples ejemplos en los que podemos constatar que la práctica del "meta" o amor incondicional, no sólo es posible en medio de este mundo difícil, sino que es el único camino, que tarde o temprano, un día deberemos abrazar, si queremos liberarnos a nosotros mismos, si en verdad deseamos contribuir a liberar nuestra humanidad.

Irradiar bondad

2 de Octubre de 2017
Al igual que seguramente vosotros/as he visionado muchos vídeos de las cargas policiales ayer en Catalunya. Junto a la clara visión de lo injustificado y gratuito de esa violencia, de la absoluta irresponsabilidad de quienes han enviado ayer a los uniformados a tratar de abortar un pacífico referéndum, siento la necesidad de frenar en mí un sentimiento de rencor que quiere medrar.

Ese sentimiento, cual fatal veneno, puja por extenderse en el interior. Es por ello que más que difundir más vídeos, que por lo demás están ya al alcance de todos, he creído necesario difundir las palabras del Buda. Logremos aquí ahora frenar ese veneno del resentimiento y extender un sentimiento de compasión hacia todos los uniformados que también son humanos y que se vieron seguramente muchos de ellos en la desagradable obligación de cumplir con tan absurda acción violenta.

Camina conmigo

14 de Septiembre de 2017
No paraba de recibir mensajes invitando a visionar la película de los monjes de la orden de Thich Nhat Hanh que, Dios mediante, se estrenará en las pantallas españolas mañana viernes día 15. “Walk with me…”, “Walk with me…”*, rezaba cado uno de los múltiples whasaps que desembarcaban en mi móvil. Uno ha de aprender a leer las señales aparentemente corrientes de la vida, sobre todo cuando llegan de forma tan inusualmente repetida.

Ese monje que acaba de retornar a su anhelada patria vietnamita, ese santo ahora ya muy anciano que tuvimos en suerte conocer en su comunidad de Plum Village cerca de Burdeos y que nos reveló una nueva dimensión de la vida, sobre todo de la comprensión y de la compasión, desde su aparente debilidad, se hacía otra vez presente con fuerza. De alguna forma nos invitaba por medio de esos insistentes whasaps a caminar de nuevo, a ponernos otra vez en marcha. En medio de este presente nuestro tan agitado y convulso, sentía que su invitación no era ya de aventurarnos de nuevo por la amable campiña y bosques franceses. Sentía que su sugerencia iba más allá de los paseos sobre el asfalto que con él y su grupo de entrañables monjes hemos tenido en suerte realizar en el corazón de las ciudades de Madrid y Barcelona.

Ve la luz "Sólo un hasta luego... A los que lloran la muerte de un ser querido"

26 de Agosto de 2017

De la mano de la editorial Isthar Luna-Sol

"Sólo un hasta luego" es una invitación a asumir la vida como una siempre renovada oportunidad de expresar crecientemente nuestra esencia del alma que es amor. “Dicen que murieron nuestros abuelos, padres, algunos de nuestros amigos…, pero no debe ser cierto, porque les estamos escribiendo éste y otros libros, porque ellos los están leyendo con ojos que no son de carne, porque los lazos de genuino amor perduran por la eternidad.”

“Sólo preparamos el día en que veamos partir a nuestros seres queridos con naturalidad, sin desgarramientos. No pretendemos frenar la lágrima que brota de los ojos mojados. Tiene todo el derecho de deslizarse mejilla abajo. Sólo presentamos argumento para contribuir a deshacer la angustia que pudo haberla empujado. En el futuro nuestra identificación con el alma o núcleo inmortal irá disipando el temor a la muerte; la conciencia de la inmortalidad del alma nos reconciliará con ese sólo aparente ocaso.”

Despertar de pájaros

5 de Julio de 2017
Ellos agradecen y a su forma nos invitan a nosotros también a agradecer. Despertar con el canto de los pájaros nos predispone, desde primeras horas del día, a una actitud de profundo agradecimiento. Ellos cantan a la Creación y nos invitan, desde el instante en que comenzamos a tomar de nuevo conciencia de nuestro cuerpo físico, a agradecer nosotros también. Si todo canta a nuestro alrededor, ¿qué podrá entonar el ser humano, sino la más sentida nota de agradecimiento?

¿"All yo need is love"?

5 de Julio de 2017
Aporrearemos las puertas de la Vida hasta que empecemos a concluir que todo, incluso lo más duro, lo más incomprensible, lo más difícil de asumir..., también tenía su sentido. Nos revelaremos ante nuestro presente, hasta que concluyamos que hubo otros Presentes, otras encarnaciones, otras vidas en las que no estuvimos tan Presentes, en las que que faltamos a otras Presencias. Hablaremos de "estafa" hasta que concluyamos que somos los actores, directores y productores de nuestras vidas y por lo tanto no debiéramos, menos a Quien en su infinita generosidad tuvo a bien regalárnosla, arrojar la responsabilidad de cuanto nos acontece.

Ensanchar la fe

6 de Junio de 2017
¿Suficientes dedos para cubrir el pasmo en Su Rostro? ¿Algo más inconcebible en el Nazareno que el temor a la fresca brisa fronteriza, al aire renovado? Triste liderazgo el del viejo miedo, triste imperio el de la torpe doctrina. ¿Si constreñimos la fe, no estaremos ahogándola? ¿Si limitamos la devoción, no estaremos apagándola?

Las bolas de un "mala" (rosario hindú) no son menos redondas que las de un rosario cristiano. Es el corazón que las acaricia el que les saca brillo. Un sentido rosario es también un noble ejercicio de "bhakti-yoga" o yoga de la devoción. La carta beligerante de los obispos vascos y navarro frente a otras espiritualidades pareciera fechada en edades más oscuras. Cuesta ubicarla en nuestros días de mutua, anhelada, gloriosa fecundación interna. El yoga, el reiki, la meditación... no pierden con sus condenas, pero sí ellos y su Iglesia atrincherada condenándolos. Si confrontamos a causa de los nombres, nos llegó bien poco de la Buena Nueva. ¿Es que Jesús no se retiraba del mundo a meditar, es que no extendía sus manos de otra carne para sanar…?

Abandonar la razón

4 de Mayo de 2017
Ahora sé que fue en balde sacar tanta artillería dialéctica, desplegar tanta argucia de confrontación mental. Lo que debía haber desplegado era el intento de comprender y situarme donde el otro. Escribo para olvidar que me he llevado la fría, la miope, la pesada razón, y sin embargo seguramente he perdido la preciosa, la única, la seguramente irrepetible ocasión de hacer un amigo. ¿Si la victoria me priva de la paz interior, para qué quiero la victoria?

Prendados de la humanidad

5 de Abril de 2017
Acariciamos su piel de tantos vientos y soles. Nos bañamos en sus pupilas de tantos horizontes. Remontamos sus árboles de innumerables frutos. Corremos con sus hijos en las playas de sus bravos mares. Danzamos al sol cuando se acuesta, cantamos una canción nueva cuando amanece... Estamos enamorados de la humanidad. No la humanidad de una nación, de una religión, de una cultura, de una clase social concreta…, sino de la humanidad en toda su más ancha expresión, la humanidad de todas las condiciones, de todos los ojos, cabellos y colores. Estamos por supuesto enamorados de la humanidad que empuja, que alienta el progreso hacia sus superiores metas al conjunto, pero ¿por qué no?, también de esa otra humanidad lastre, aferrada al pasado y los valores que la han significado de división y recelo. No haremos muro delante de esa otra humanidad que también somos.

Sobre el fracaso

21 de Febrero de 2017
El fracaso es imprescindible, tanto o más que los laureles. El fracaso forja en nuestro interior esa suerte de imprescindible acero. Hay un abismo entre fracaso y desesperación. El fracaso es sólo una coma, las desesperación tantas veces un punto final. El fracaso es necesario, la desesperación nunca. Cada día se alza el sol y el Misterio jamás nos abandona. El fracaso abre los ojos, nos detiene, nos permite dar con lo que erramos. La desesperación nos ofusca, nos ciega; no ayuda a nada, ni a nadie.

Ser feliz

21 de Febrero de 2017
No hay vuelta para atrás. Hoy he decidido no esperar a nada, ni a nadie, sobre todo no esperarme a mí mismo para ser feliz. He decidido solemnemente no aguardar a que luzca el sol, a que calle la lluvia, a que broten las flores y llegue la primavera, para ser feliz. Mi felicidad no depende de los campos de nuevo perfumados y coloreados. No me otorgaré nuevas y engañosas prórrogas. No retrasaré más un instante que puedo inaugurar ahora. No he de tomar lujoso crucero, no he de volar a las playas de Balí, no he de moverme de donde me hallo para ser feliz. He decidido no aguardar a que me toque una lotería que no juego, no esperar a disfrutar de jacuzzi, a conducir un deportivo, a ser millonario…, para ser feliz.

Aquel Refugiado

22 de Diciembre de 2016
En su precario refugio nadie estampó las siglas de UNHCR (Acnur), pero debieron igualmente ir de puerta en puerta pidiendo acogida. No tomaron cayuco, no se apiñaron en ninguna barcaza destartalada, no se vendieron a ninguna mafia sin escrúpulos, pero huían de la violencia de los poderosos. No soñaron con una Europa, entonces aún salvaje y desintegrada, pero eran también refugiados.

La disyuntiva de las puertas abiertas o cerradas, de la acogida o el blindaje no es de nuestros días. La violencia siempre ha empujado al humano a hacer atillo o maletas y escaparse apenas con lo puesto. El desierto es ancho y Belén no dista mucho de Alepo. ¿Qué es la Navidad sino la fiesta del pequeño Refugiado que nacía a un mundo convulso para inundarlo de amor?

Soledad acompañada

29 de Septiembre de 2016
Lo he puesto al mínimo, pero yo creo que terminaré apagándolo. Sólo oigo el motor del frigorífico. ¿Será esto algo de la soledad habitada, de la soledad colmada… ? Estoy en una cabaña humilde. He estado todo el verano rodeado de gente, pero ahora estoy solo en una pequeña casita de campo en mitad de la verde Galicia. Estuvo maravilloso entonces, está maravilloso ahora. Los cantos del verano no se han ido, tampoco todo el calor de fraternidad acumulado. Seguimos unidos aunque el otoño ya acorte los días y cargue con su dicha tantas ramas...

También en nuestros altares.

5 de Septiembre de 2016
No me preocupa especialmente ese trasiego de que quienes suben o bajan de los altares. Cada quien tiene sus retablos, sus cielos. Cuida de ellos con particular afán. Cada quien sabe sobre qué testimonio llover sus pétalos, a los pies de qué mayúsculo ejemplo colocar sus inciensos. Cada quien sabe qué recuerdo perfumar. La Iglesia también tiene sus propios y monumentales altares y eso es digno de gran respeto, comulguemos o no con su elenco de almas escogidas. Quienes, cruz en pecho, dieron su vida por los superiores valores de libertad y la justicia en aquella guerra fratricida nunca conquistaron hueco en el santuario vaticano, sí por el contrario muchos del lado de quienes creyeron haber “vencido”. Pero también eso es preciso respetar.

Los baremos del otro han de ser tan dignos de respeto como los nuestros. Quizás no procedía dar la mano a los dictadores manchados de tanta sangre, quizás su particular moralidad pueda ser objeto de debate. Se puede comulgar o no con sus criterios de asistencia sanitaria..., pero lo que nadie podrá poner en duda es su entrega absoluta, rotunda. Seguramente ése es un criterio ampliamente compartido a la hora de otorgar puntos de ascenso a una gloria consensuada.