Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Monstruos

No dormiremos tranquilos la noche del cinco de noviembre. No podemos. Hay un monstruo a las puertas de la Casa Blanca. No sabemos cómo ha saltado todos los obstáculos, cómo ha podido llegar hasta ahí, pero el caso es que está a su vera, aguardando el asalto final. Puede ser el siguiente presidente de los EEUU. Ya hay otros monstruos a la cabeza de las más poderosas naciones. Al frente del Kremlin hay otro monstruo que ni le tiembla la mano al ordenar día a tras día el bombardeo de las mujeres, lo niños y ancianos de Alepo…

Como es arriba es abajo. Han vuelto los tiempos de los monstruos e indudablemente nos tendremos que preguntar por nuestra falta de humanidad, por nuestro coeficiente de barbarie en sangre. Si fuera han llegado tan lejos, si se pueden hacer con los resortes del poder mundial, ¿qué nos habrá sucedido por dentro?

Participamos de forma más o menos consciente, en mayor o menor medida, en el engendro del ogro que vemos manifestado fuera. El monstruo es parte de nosotros. Nos toca lidiar con él por fuera, pero sobre todo dentro. Nos acompaña y no somos ajenos a la conjunción de factores y de estrellas que lo alumbraron.

De cualquiera de las formas, quiero creer que nuestra parte más noble vencerá y cesarán los bombardeos de Apelo y Trump volverá a su "vestuario" a seguir contando sus obscenas "bromas" sin ningún gusto. Yo quiero creer que nuestro hombre-fiera se quedará aullando, pero que nunca tomará nuestras “casas blancas”. Terminará cediendo, triunfará nuestra parte más luminosa, más solidaria. Dejaremos definitivamente atrás el tiempo en que nuestros monstruos pudieron tomar de nuevo las riendas de las naciones más poderosas.

El gobierno de la Tierra lo tomarán hombres y mujeres de cuya boca sólo saldrá la palabra, justa, bella y armoniosa, de cuyos bombardeos sólo se esperará la defensa de los más débiles; hombres y mujeres que no querrán hacer grandes sólo a sus naciones, sino al mundo entero; mandatarios conscientes de su suprema responsabilidad, amantes de la paz, deseosos de servir como el que más; hombres y mujeres de elevada evolución con los que juntos construiremos, codo con codo, corazón con corazón, ese Reino de armonía y fraternidad que tanto soñamos.


Artaza 10 de Octubre de 2016
http://www.artegoxo.org

 
   |<  <<    >>  >|
NUEVO COMENTARIO SERVICIO DE AVISOS

 
  LISTA DE COMENTARIOS