Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

Así no “podemos”…

Las verdades caminan solas, se bastan con toda la fuerza inconmensurable que llevan dentro. No necesitan malas compañías. No requieren del rencor, la ira, menos aún de la falta de respeto o el insulto. El debate bronco que tuvo lugar ayer en el Parlamento no tiene que ver con nosotros. Temprano se nubló la primavera, temprano madrugó el desencanto. La fuerza en la que habíamos depositado ciertas dosis de esperanza, en su primera gran alocución nos ha, en gran medida, desilusionado.

Me resisto a creer que lleváramos tanta ira dentro, tantas ganas de desahogarnos en medio de ese templo sagrado de la voluntad popular. Así "no se puede", así "no podemos"... La nueva política es fondo, pero también son formas. Elevar la voz no da más razón, faltar a adversario contribuye a crispar el ambiente, no a hacer progresar ideales. Hay cosas que sólo Pablo Iglesias las puede decir con oportuna claridad, con encomiable visión, por ejemplo que es buena noticia que Otegi deje la sombra, que en Catalunya han de ser los catalanes los que decidan su futuro, que las identidades diferentes demandan una estructura confederada, que las grandes fortunas deben al erario público mayores impuestos, que el mérito, la capacidad de servicio y por supuesto el apoyo popular son las razones para ocupar la jefatura del estado, no la sangre… Pero no basta tener razón, hay que saber pasearla, con amabilidad, con respeto, con civilidad.

La formación emergente corre el riesgo de perder muchos apoyos en las más que probables elecciones del próximo Junio; puede presentarse sin el respaldo de quienes creemos que la esperanza necesita más besos y abrazos que puños en alto. No nos asustan los besos en la boca, lo que nos asusta es crear esa barrea infranqueable que nos distancia con el resto de formaciones y sensibilidades. Nos descorazona esa falta de voluntad de la formación morada para llegar a acuerdos imprescindibles con otros colores de progreso.
Bienvenidos los besos a los compañeros, bienvenidos también los guiños a quienes sienten y piensan diferente, porque estamos destinados a entendernos, a llegar a acuerdos, a trazar unidos un horizonte más integrador, más solidario y compartido.
Arteixo 3 de Marzo de 2016
http://www.Artegoxo.org


Huérfanos de nuevo…"
Más reflexiones sobre el momento político actual y "Podemos"

Una amiga cargada de nobles ideales, muy comprometida con el trabajo interno, me escribe, argumentando con sinceridad y corazón en favor de la necesidad de seguir sosteniendo a "Podemos", a pesar de lo ocurrido en el debate de investidura. Comparto la respuesta por lo que eventualmente pueda resultar de utilidad.

"Muchas gracias querida amiga. He leído con atención lo que me has escrito. Te lo agradezco sinceramente. Hay discursos duros desprovistos de ira, que son inevitables y que caen en el momento, en las circunstancias adecuadas con toda su imprescindible crudeza. Hay palabras de ataque absolutamente gratuitas que solo dañan relaciones necesarias, que solo torpedean anhelados pactos.
Hay muchas cosas que debió haber callado Pablo Iglesias en el debate de investidura del día pasado, muchas. En vez de unir y conglomerar, acrecentó la división. Prefirió dar rienda suelta a toda su inferior emocionalidad, que explorar posibilidades de un futuro de unidad y de progreso. Prefirió descargarse en personal catarsis, aprovechando los minutos de oro de la tribuna, que apuntalar un pacto con los socialistas imprescindible para promover el cambio hacia una política más justa y honesta. El mitin desde la trinchera era más importante que invitar a la reacción a dejar libre la Moncloa.

No le culpo a él. Somos nosotros. Todavía la mente superior altruista, generosa no ha tomado gobierno de nuestra astralidad inferior que se regocija con la palabra hiriente y el improperio. En esas andamos. Esas nos merecemos, pero comprenderás que así las cosas, uno les retire el apoyo.
Volvemos a ser huérfanos políticos, pero leales a nuestros principios de armonía, de cordialidad, de firmeza también, pero de la sabia, de la oportuna firmeza descargada de hierro. Esperamos la próxima ronda, la vuelta en la que vengan líderes con visión ancha del bien común, con genunia vocación de servicio y mucha, mucha paz en sus entrañas. Esperamos la próxima vuelta en la que vengan dirigentes generosos, de corazón puro, enamorados de la Tierra, devotos de la humanidad, incapaces de pasar la línea siempre roja del agravio gratuito al hermano. Un abrazo muy fuerte."

 
   |<  <<    >>  >|
NUEVO COMENTARIO SERVICIO DE AVISOS

 
  LISTA DE COMENTARIOS