Política y paz | Una sola humanidad | Espiritualidad | Sociedad | Tierra sagrada

El río

El Misterio de las infinitas formas, colores y sonidos no termina de entrar en nuestros reducidos monitores encima de la mesa. Clavamos nuestra mirada en las más diferentes pantallas, pero allí apenas daremos con asomo de Su Presencia, con atisbo de Su Huella. ¿Cómo vivir a Dios sin haber tomado el sendero del río y haber escuchado el canto de sus aguas y el trino de los pájaros? ¿Cómo vivir a Dios en la distancia, en el medio del artificio y del asfalto?

Necesitamos del río para alcanzar la Fuente. Urgimos del canto para llegarnos al Canto, de la belleza para alcanzar la Belleza, los supremos arquetipos de la armonía y la hermosura. ¿En medio de los asfaltos sin ríos, sin árboles, sin pájaros…, cómo daremos con las pistas del Dios verdadero? Nos pueden salvar los ojos del compañero, del hermano también urgido, necesitado. Una deuda con los que más sufren nos puede aún clavar en medio del ruido, la contaminación y el gran laberinto urbano, pero debe haber allí también una huída, un pasadizo a la Tierra pura, no contaminada.

En medio del artificio sólo dioses de artificio, de andar por casa, de salir del apuro. Nuestra mente necesita excelsos modelos, supremas referencias para intuir Lo que nos colma y desborda. El Dios que nos quiere llevar a la Cumbre, nos pedirá primero que nos aproximemos silentes, vacíos, rendidos a Su Naturaleza, a Su Jardín sin par ¿Hasta dónde iremos sin el río? El asfalto no logra devolvernos la fe, acaso un pálido reflejo, un eco, un olvido.
Contamos ya los segundos por volver mañana al atardecer a la orilla de Dios, al mágico paseo del río.

Arteixo 5 de Marzo de 2015http://www.Artegoxo.org
* Paseo fluvial en Laracha (Coruña)

 
   |<  <<    >>  >|
NUEVO COMENTARIO SERVICIO DE AVISOS

 
  LISTA DE COMENTARIOS